martes, 23 de enero de 2018

ecuador recuerda la prohibicion de luz artificial en la pesca

Ecuador recuerda la prohibición de luz artificial en la pesca

ip - 22 de enero de 2018 Compartir en Facebook Compartir en Twitter    
El Ministerio de Acuacultura y Pesca (MAP) de Ecuador ha recordado que dentro de las medidas de ordenamiento y regulación pesquera existe la prohibición permanente, en todo el territorio ecuatoriano, de usar equipos, sistemas o dispositivos generadores de energía para producción de luz artificial (pantallas, luces, focos y afines), sean sumergibles o usados fuera del agua. Esta medida de ordenamiento se ampara mediante el Acuerdo Ministerial 406 del 12 de octubre del 2011, el mismo que se encuentra vigente en territorio nacional. Jorge Villavicencio, director de Control de Recursos Pesqueros indicó que estos equipos comúnmente denominados “pantallas”, son utilizados para la agregación de peces en las actividades de extracción pesquera, ocasionando capturas efectivas en cardúmenes de peces que son extraídos sin importar el tipo de recurso o tamaño lo que causa efectos negativos a la biodiversidad marina. Y ha recordado que "los inspectores de pesca, distribuidos a escala nacional, realizan permanentemente operativos de control marítimo para evitar el uso de pantallas e impedir la sobreexplotación de las especies”.
Los ciudadanos que incumplan con la presente normativa serán sancionados según la Ley de Pesca y Desarrollo Pesquero o puestos a órdenes de la Fiscalía.

MSC elimina la compartimentación de las capturas en su revisión del estándar

Ip - 23 de enero de 2018 Compartir en Facebook Compartir en Twitter    
Marine Stewardship Council (MSC) ha anunciado que en agosto de 2018 se publicarán nuevos requisitos de la Unidad de Evaluación de su estandar que incluirán cambios que deberán tenerse en cuenta, tanto en las pesquerías que se vayan a certificar como en las certificadas. Eso sí, los plazos son diferentes ya que para las nuevas pesquerías los nuevos requisitos serán de obligado cumplimiento en febrero de 2019 pero las certificadas tendrán un periodo de 3 años de transicción para adaptarse a ellos.  "La gestión de las pesquerías es compleja, y el proceso de certificación de MSC es muy exigente. Por ello, es vital que las pesquerías tengan tiempo para entender, adaptarse y realizar la transición a los nuevos requisitos, además de continuar con su camino hacia la sostenibilidad. Los equipos regionales trabajarán con todas las pesquerías en el Programa para orientar sobre los impactos y apoyar los cambios de transición que sean necesarios" ha explicado David Agnew, director de Ciencia y Estándares del MSC.
Entre los cambios incluidos se da respuesta a la problemática surgida en la flota atunera que permitía la compartimentación de las capturas cuando el buque operase sobre pesquerías certificadas y no certificadas. A principios de 2017, MSC inició una revisión de los requisitos como respuesta a la preocupación de que esta regla vigente permitiera a un barco capturar pescado de la misma población utilizando artes de pesca o métodos de captura certificados y no certificados en la misma marea. Bajo los nuevos requisitos esto no será posible: el pescado certificado sólo podrá venderse como tal si proviene de mareas en las que toda la pesca sobre una misma población esté certificada.
"MSC da la bienvenida al diálogo y a la participación constructiva de las partes interesadas. Nos gustaría agradecer a las numerosas personas y organizaciones que han participado en la consulta y han ayudado a que tenga un sólido resultado en favor de la sostenibilidad y el programa MSC" dice David Agnew.
"Hemos llevado a cabo un proceso riguroso, objetivo y transparente para desarrollar, y finalmente adoptar, estas nuevas reglas. El escrutinio por tercera parte y la participación de los grupos de interés son esenciales para los valores de MSC y nuestro compromiso para responder de manera continua a la ciencia y gestión pesquera. Siendo fieles a este compromiso, mantenemos el liderazgo mundial de nuestros estándares" ha añadido Agnew.
La decisión fue acordada en la reunión de la Junta Directiva de MSC celebrada en Londres la semana pasada, y ha sido precedida por una extensa consulta pública en la que han participado más de 50 grupos de interés desde ONGs hasta sectores comerciales y pesqueros y por la revisión en diciembre 2017 por parte de la Junta De Asesoramiento Técnico de MSC (TAB/Technical Advisory Board, en inglés).
La Junta de Asesoramiento Técnico agrupa a 15 expertos y expertas del área de ciencia marina y cadenas de suministro, y aporta recomendaciones formales a la Junta Directiva de MSC basadas en análisis científicos y técnicos en las cuestiones y en la información y comentarios recibidos en las consultas.
"MSC a través del liderazgo de nuestros socios, está catalizando mejoras en cómo los océanos se pescan y se gestionan" afirma Rupert Howes, CEO de Marine Stewardhip Council. "20 años después de la creación de nuestro Programa, las pesquerías certificadas representan el 12 % de las capturas globales de pesca extractiva. Desde la mejora de las estrategias de captura, hasta las acciones para reducir impactos en otras especies, las pesquerías certificadas con nuestro sello están desarrollando soluciones basadas en ciencia para los retos de la gestión sostenible. Hay una clara evidencia de que la "teoría del cambio" funciona, y esta decisión incentivará más participación en el Programa. El compromiso de las pesquerías certificadas hacia la sostenibilidad y su esfuerzo continuo para mejorar su desempeño está contribuyendo a una diferencia real y duradera en la salud

jueves, 2 de febrero de 2017

ETIQUETADO DE LOS PECES

Investigación sobre el etiquetado

La normativa española es ineficaz en el etiquetado del atún

IP - 2 de febrero de 2017 Compartir en Facebook Compartir en Twitter    
El etiquetado erróneo intencional de los mariscos es un problema generalizado, particularmente en especies de alto valor como el atún. Investigadores del CSIC han publicado un estudio en PlosOne en el que analizan la sustitución deliberada de especies, los tipos de sustitución y su impacto en los precios. Y pone de manifiesto un etiquetado deficiente, un abuso de nombres genéricos y falta del documento de captura de atún rojo, por lo que concluyen que “la normativa española es ineficaz, destacando la necesidad de ejecución de políticas y la urgente necesidad de campañas de información a los consumidores españoles”. El estudio se realizó en la cadena comercial, desde Mercabarna hasta las pescaderías y restaurantes de Cataluña. Para comprender la extensión geográfica del problema, también se seleccionó Mercamadrid, el mayor mercado de pescado de Europa, y Mercamálaga por su proximidad a la ruta migratoria de atún rojo y la pesca de almadraba. Se realizaron encuestas mensuales a lo largo de un año.
Los resultados mostraron una alta deficiencia en el etiquetado: el 75 % de los puntos de venta y el 83 % de los restaurantes no especificaron la especie, y en esos casos se tuvo que pedir el nombre de la especie. Se analizaron genéticamente un total de 375 muestras, el mayor conjunto de datos recogidos en Europa hasta el momento. Las especies identificadas fueron Thunnus albacares, Thunnus thynnus y Thunnus obesus. La sustitución de especies comenzó en los proveedores, con el 40 % de los casos observados, aumentando a 58 % en pescaderías y 62 % en restaurantes. La sustitución estuvo principalmente en el atún rojo (T. thynnus), en el 73 % de los casos. En los restaurantes, sólo durante la temporada de pesca de atún rojo, se observó una disminución de la sustitución de atún rojo y un aumento de la sustitución inversa que revela cierta pesca ilegal, explica el estudio.
El efecto de la sustitución de especies en los precios de las especies fue relevante: El Thunnus obesus aumentó su precio en alrededor de 12 euros el kilo cuando era vendido como atún rojo.
El atún es una de las especies de pescado más comercializadas con un valor aproximado de 6.000 millones de dólares, y un volumen de capturas de 4 millones de toneladas, y representa alrededor del 10 % del comercio internacional de productos del mar. “Las especies de atún, debido a su gran tamaño, se venden en porciones o filetes que son difíciles de identificar ya que sus características morfológicas distintivas ya no son detectables”, explican los investigadores lo que deriva en sustitución de especies que no se limita al etiquetado erróneo dentro de las especies y reconocen que el estudio de ADN “reveló que el "sushi de atún blanco" (Thunnus alalunga) era "tilapia" (Oreochromis mossambicus)”.
Gordoa A, Carreras G, Sanz N, Viñas J (2017) Tuna Species Substitution in the Spanish Commercial Chain: A Knock-On Effect. PLoS ONE 12(1): e0170809. doi:10.1371/journal.pone.0170809

viernes, 27 de enero de 2017

OLENTZERO PARA LA FLOTA VASCA



OLENTZERO PARA LA PESCA VASCA


Todos los años por estas fechas en el centro económico de la Unión Europea (Bruselas) los estados miembros presionados por los grandes y no tan grandes lowis de la industria pesquera, se afanan en conseguir la mayor cantidad de cuotas de pesca para satisfacer sus intereses económicos.

En contra de toda evaluación científica, avalado por el CIEM ( consejo internacional para la exploración del mar),estas empresas con argumentos de garantizar los condicionamientos económicos y sociales de los trabajadores y consumidores, se pelean para que el TAC (total admisible de capturas) en las aguas del Atlántico Norte, sean los más altas posibles y con ello posibilitar que los negocios de la pesca en sus respectivos estados sea lo más rentable posible.

Los estudios científicos y propuestas de advertencia de este organismo, dirigidos a la sociedad pero sobre todo a los políticos de la grave situación de nuestros mares y las especies que habitan en él en pos de una gestión de los recursos responsable y sostenible, no han surtido efecto y han caído en redes de grandes empresas.

Las últimas décadas han sido años de grandes capturas en zonas del Atlántico Norte y sobre todo en los caladeros del Cantábrico. A comienzos de la década anterior los científicos alertan ante la grave pérdida de la biodiversidad y la biomasa de muchas de las especies que son fuente de nuestra dieta diaria, ante  la indiscriminada gestión de las especies con artes muy depredadoras.

Ante ésta situación la Unión Europea pone en marcha una nueva política pesquera (PPC) que entra en vigor a primeros del 2015 hasta el 2024,. Una política ambiciosa en la cual los puntos más importantes se concretan en:
 Rendimiento Máximo Sostenible ( RMS),  para el año 2017 y a más tardar para el 2020, obligación de hacer una gestión de las pesquerías a niveles sostenibles, prohibición de los descartes,( en algunos caladeros el 50% de las capturas se tiran al mar muertos),  priorizar la gestión de los recursos por artes artesanales y sostenibles, mejorar en la información y en la comercialización de las capturas, etc..

Pero todos estos planes y proyectos se le están atragantando a la UE, ante  la gran oposición que se está llevando a cabo en la mayoría de los estados  europeos. Como resultados son los TAC aprobados  en los últimos años y sobre todo para el 2017 en el último Consejo de Ministros de la UE. Unos TAC que no  han tenido en cuenta la situación de los STOCK y la biomasa de reproductores en los distintos caladeros, pero sobre todo por no se han tenido en cuenta las recomendaciones científicas que aconsejaban unos TAC, inferiores a los distribuidos y ello va a permitir la sobrepesca en los caladeros del Atlántico Norte.

Los informes científicos publicados de los caladeros de los estados de la UE, destacan que  el 64% de las poblaciones de especies sufre sobrepesca y el 85% de ellos se halla en estado no saludable y solo el 12% cumple las directrices de la nueva PPC. Ante esto, no tener en cuenta los  informes y recomendaciones científicas y primar los intereses económicos cortoplacistas, es una irresponsabilidad económica y ecológica.

Como ejemplo, en las especies más importantes, las recomendaciones científicas aconsejaban  en el caladero del Cantábrico- NW, que la especie Leatza el TAC disminuyera en un 36% y a quedado en un 1,4%. El Bacalao en algunas zonas se autoriza el 96% más que el propuesto. El Merlan el 57%.  El Abadejo del Norte el 198%. El Lenguado el 10%. El txitxarro  proponía reducción del 54% y ha quedado en 23%..... . En general, las cuotas asignadas han sobrepasado más del 26% de las recomendaciones científicas avaladas por el CIEM.



En los caladeros del Golfo de Bizkaia debido a la mala gestión durante décadas, han desaparecido especies como  el Besugua, Papardoa, Botakarra...y han tenido grandes problemas en la biomasa de reproductores, por descenso de reclutamiento, la Antxoa, Zimarroia, Zigalak, Sardiña, Oillarra ...

Las consecuencias de la actual política pesquera, está teniendo graves en los caladeros y en nuestra industria costera. Solo es dar una vuelta por los puertos de EH y veremos que la mayoría son barcos de recreo,  en algunos puertos no quedan pesqueros, y donde los hay sin relevo generacional, en definitiva, una actividad económica con pocas perspectivas de futuro.

Una industria pesquera desregulada, caótica, donde la gestión se ha vasado  en la captura de especies sin ningún regulación y  lo capturado  está controladas por los exportadores y conserveras que pagan en lonja al precio que les da la gana, originando ganancias cada vez más ridículas a los arrantzales.

¿ Como es posible que estemos exigiendo más cuota, más posibilidades de captura cuando en nuestras lonjas  cada vez el pescado capturado nos pagan más barato? ¿Es posible argumentar que las cuotas son pequeñas, para garantizar la  mejora económica y social de los arrantzales. cuando estamos tirando pescado al mar porque no se ha vendido?. Como todos los años diferentes flotas, miles de kilos de especies capturadas han tenido que devolver al mar porque no se ha vendido.

¿Qué futuro estamos proponiendo ante esta situación?. ¿La de “sálvese quien pueda” y vaciar los caladeros a límites de agotamiento de un ecosistema sin posibilidades de regeneración?

Es hora de plantearse de que lo que estamos haciendo no tiene futuro y tenemos que poner rumbo hacia la regulación y salvaguarda de un ecosistema que nos proporcione la soberanía alimentaria por medio de especies antes de su desaparición. Que los derechos de pesca y  las cuotas sean públicas y controladas por las Kofradias. Una gestión responsable y sostenible, teniendo como base las recomendaciones científicas. Areas Marinas Protegidas, donde las especies puedan llevar a cabo su proceso reproductivo sin que sean capturados antes de su madurez sexual, y la gestión con artes artesanales tengan preferencia en las zonas de las 12Millas marinas. Que lo capturado este controlado por las instituciones como las Kofradias para que sea comercializado sacándole el mayor valor añadido.

Hagamos posible que en nuestros comedores públicos se consuma especies de nuestros caladeros, capturados por nuestra flota y no especies importados de todos los Océanos del planeta. Es hora de crear una industria que generen valor añadido a lo capturado y que esta recaiga en los arrantzales para que sus ingresos estén acordes con su esfuerzo y trabajo.

Una actividad económica que posibilite el relevo generacional en el sector, por medio de garantizar unas condiciones dignas de trabajo, donde se priorice la seguridad en el trabajo y ésta tenga los menos riesgos posibles, que las jornadas, los descansos y las vacaciones estén reguladas para garantizar una convivencia familiar y del entorno.

Por ello, ante el riesgo de desaparición de ésta actividad económica, exigimos la constitución de una mesa sectorial, donde los diferentes agentes sociales tengan la posibilidad de proponer alternativas, a una industria que ha sido referencia en generar riqueza y cultura nuestra costa, y además para enfrentarnos a los grandes problemas que se avecinan como la contaminación y el calentamiento de las aguas de los Océanos.



       LEO BELAUSTEGI
         Ondarroa 12 Milia

martes, 26 de julio de 2016

Acuerdo en la UE sobre el arrastre de fondo en aguas profundas

0
Deep Sea Conservation Coalition (DSCC) [1], de la que es miembro Ecologistas en Acción, acoge muy favorablemente el acuerdo alcanzado el 30 de junio por el Parlamento Europeo, el Consejo de Ministros de la UE y la Comisión Europea sobre toda una serie de disposiciones clave para un nuevo Reglamento de la Unión Europea (UE) relativo a la pesca de aguas profundas que incluye la prohibición de la práctica del arrastre de fondo por debajo de los 800 metros de profundidad y prevé la introducción de vedas en zonas que contengan o es probable que contengan ecosistemas marinos vulnerables.
El acuerdo llega cuatro años después de que la Comisión publicara una propuesta de nuevo reglamento relativo a la pesca de aguas profundas en el Atlántico nordeste y dos años y medio después de que el Parlamento adoptara su posición al respecto. Luxemburgo, que ocupó la Presidencia rotativa de la UE durante el segundo semestre de 2015, recibió en noviembre un mandato del Consejo de Ministros de Pesca de los 28 Estados miembros de la UE para iniciar las negociaciones con el Parlamento Europeo y la Comisión. Dichas negociaciones han concluido bajo la presidencia de Países Bajos, que asumió el cargo en enero de este año.
“Este acuerdo constituye un gran avance de cara a cumplir los compromisos contraídos por la UE en la Asamblea General de la ONU y aprovechar dichos compromisos para proteger los ecosistemas de aguas profundas en aguas de la UE”, explicó Matthew Gianni, de la organización DSCC. “Instamos a las partes a proceder a una aplicación rigurosa del Reglamento una vez haya sido formalmente adoptado y alentamos a la UE a continuar trabajando con otros países para reforzar la protección de los ecosistemas de aguas profundas en aguas internacionales y establecer límites basados en las evidencias científicas para las capturas dirigidas y las capturas accesorias en las pesquerías de aguas profundas del Atlántico nordeste”.
“Centenares de científicos y cientos de miles de ciudadanos de la UE pidieron que se pusieran límites a la destructiva práctica del arrastre de fondo de aguas profundas,” afirmó Uta Bellion, directora del programa marino europeo de la organización The Pew Charitable Trusts. “Acogemos favorablemente la decisión del Consejo y el Parlamento Europeo de atender este llamamiento, expresamos nuestro agradecimiento a la Comisión Europea por centrarse en la conservación de las aguas profundas y felicitamos a las Presidencias luxemburguesa y neerlandesa de la UE por haber llevado a buen puerto el acuerdo”.
Se espera que el Parlamento Europeo y el Consejo adopten el reglamento final antes de que acabe el año.
                            GURE BIXIGU FRESKUE
   
Azken urteotan, Euskal Herriko portuetan arrain kontsumoan oinarritutako jaiak ugaritu dira, txibia, itsaskiak, olabarroa edota antxoa eta berdela aitzakiatzat hartuta adibidez.

Arrainaren festak ospatzen ditugun aldi berean, euskaldunok atzerritik ekarritako gero eta arrain gehiago kontsumitzen ari gara. Zergatik gertatzen da hori? Alde batetik, Euskal Herriak ez duelako arrantza politika zehatzik;  bestetik, arrantzatzen den arrainaren portzentaje handi bat, “deskarte” eran hilik itsasora botatzen delako, portura iritsi aurretik. “Deskarte” hauek, jaten ez ditugun arrainez osatuta (pelenka, putxanoa…), itsasontziak harrapatutako arrain guztiaren %50 izatera iristen dira sarri. Hemen inguruko arraina bota eta Ozeano ezberdinetan arrantzaturiko espezieak jaten ari gara, nondik datozen jakin ere egin gabe. Eta gainera, arrain arrotz horien festak antolatzen ditugu.

     Aurreko asteburuan,  bixiguaren inguruko festa antolatu berri da Orion. Bixigu hori, kanpotik ekarri dute, Azores, Marruekos edota Gibraltardik adibidez. 1980ko hamarkadara arte, oso arrain preziatua izan zen bixigua euskal kostaldean. 1980.urtean adibidez, Hondarribian 367.328 kilo eta Bermeon 372.000 kilo porturatu ziren. Baina hamarkadaren erdialdetik aurrera, arrantzatutako bixiguaren kopurua jaisten hasi zen, eta poliki poliki, desagertzen joan da. Egun, ale gutxi batzuk besterik ez dira arrantzatzen. Besteak beste, arte depredatzaileen erabilpenagatik eta etorkizuneko arrantzaz kezkatu beharrean epe motzera begira aritzeagatik desagertu da bixigua euskal kostaldetik.

   Egoera tamalgarri honi erantzuteko administrazioari neurri zehatzak har ditzala irmoki eskatzen diogu. Gure arrantzaguneetan bixigua eta gainontzeko arrainak berreskuratzeko arrantza iraunkorra eta jasangarria  suspertu dezan, arte depredatzaile industrialak 12 milatik kanpora atera ditzan eta 12 milatik barrura berriro ere tresna artesanalak  bakarrik erabili daitezen. Hemengo espezieak berreskuratuta, gure elikadura bertoko arrainaren kontsumoan oinarritzeko aukera izango dugu. Bestela, gai izango al gara gainontzeko espezien etorkizuna bermatzeko? Legatzarena, zapoarena edota oilarrarena, adibidez?

     Agintariei aitzakiak jartzeko epea bukatu zaie! Guk, Ondarroa 12 mila elkarte bezala Eusko Jaurlaritzari eskatzen diogu txosten zientifikoetan oinarrituz arrantza politika berri bat defenda dezala eta Madrildik eskumenak bereganatu ditzala. Arrantza politika berria beharrezkoa da, bioaniztasuna bermatu eta galtzorian dauden espezien errekuperazio planak aurrera ateraz.

ONDARROA 12 MILIA



Paralización definitiva y adiós

20.07.2016 | 01:21
Paralización definitiva y adiós
Paralización definitiva y adiós
Un Gobierno que se dice en funciones toma decisiones que afectan, y de qué manera, a un colectivo como es el de la pesca, que ya no sabe otear el horizonte para saber si hay tormenta en lontananza.
Una de las últimas adoptadas la recogía el pasado día 12 de julio el Boletín Oficial del Estado (BOE), que publicaba las bases reguladoras de las ayudas a los propietarios y pescadores de buques pesqueros españoles afectados por la paralización definitiva de la actividad pesquera.
El arriba firmante sigue sin entender cuál es el objetivo real de la Administración pesquera española (también de la comunitaria) al conceder "ayudas" a la inactividad de los barcos construidos unos pocos años atrás con ayudas económicas que salen de los mismos fondos que ahora sufragan el desguace de aquellos.
Dice el Ministerio de la señora Tejerina que la paralización definitiva de los barcos "tiene como finalidad ajustar la capacidad de pesca de la flota a sus posibilidades reales, con el objetivo de lograr un equilibrio estable y duradero ante ambos". Es decir, la flota ha de contar, necesariamente, con un número total de buques que, en su trabajo, no impidan el desarrollo de las pesquerías. Una medida que se enmarca en la Política Pesquera Común para "potenciar una flota profesional económicamente rentable y que garantice una explotación de los recursos biológicos marinos que permitan un aprovechamiento óptimo, sin poner en riesgo el equilibrio biológico de las poblaciones y la integridad del medio físico".