Atónitos nos hemos quedado al conocer que el Tribunal Superior de Reino Unido ha hecho una sentencia histórica, en palabras del juez: “Nadie es dueño de los peces del mar”. Y entonces me di cuenta. La gente pequeña, puede hacer grandes cosas para proteger el medio ambiente.
Hace más o menos un año, cuando Greenpeace en Reino Unido, comenzó a trabajar más con pescadores sostenibles, llevaron a cabo una gran campaña pública, y mantuvieron muchas reuniones entre pescadores sostenibles de distintos lugares del país. En estas reuniones llegaron a la pregunta ¿si la pesca sostenible es mayoritaria, por qué tenemos menos cuota? Muy en su “English style” no se fueron a manifestarse a la puerta del Ministro, sino que con calma, pusieron una denuncia a las grandes empresas pesqueras que son las que tienen la mayor proporción de la cuota.
Los pescadores sostenibles han defendido sus derechos y los derechos públicos del mar en este juicio. El caso se ha centrado en si el gobierno podía coger la cuota que tienen asignada las grandes empresas y repartirla de manera más justa. Los abogados de las grandes empresas pesqueras, afirmaron que el gobierno no podía hacerlo, porque a pesar de que la cuota se otorga de manera gratuita dado que los recursos pesqueros son públicos, al tenerla durante años, ya se había convertido en su propiedad privada ¿os suena?
El juicio ha durado meses, pero al final: Ganaron. Los océanos, los peces y los pescadores sostenibles.
El intento de las grandes empresas pesqueras para proteger su dominio de décadas sobre la cuota de pescado del Reino Unido, ha sido un fracaso ante los tribunales. La sentencia devuelve el control de nuestros mares al público, al gobierno del Reino Unido y a la pesca sostenible en lugar de a la gran industria. Ahora el ministro de pesca de Reino Unido, tendrá que redistribuir la cuota de acuerdo con la sentencia.
El juez apoyó la idea de Greenpeace y los pescadores sostenibles, los peces y por tanto los recursos pesqueros son públicos. Dijo que "nadie puede ser dueño de los peces del mar", y esto incluye a las grandes empresas pesqueras. También añadió que no tienen derecho a tener una cuota asignada durante años y que no se pueda modificar.
Las grandes empresas pesqueras reclamaron que la parte de su cuota de la que no hacen uso, y que el gobierno les quería quitar valdría la cantidad de 1,4 millones de libras esterlinas, pero que a pesar de este valor no les valía la pena agotarla y no la pescaban. Obviamente, no pudieron explicar tal perogrullada.

Si eso no fuera suficiente, han perdido en un punto importante: el gobierno puede tomar la cuota de pesca sin usar sin compensarles ya que no es de ellos, es de todos.
Las nuevas leyes de pesca de la Unión Europea exigirán a los gobiernos a asignar cuotas de pesca a los que tienen beneficios ambientales y sociales. El juicio de Reino Unido es un primer paso. Fue un buen día para los océanos, los peces y los pescadores que dependen de ellos.
Celia Ojeda (@Celia_Ojeda), responsable de la campaña de Océanos de Greenpeace