martes, 24 de noviembre de 2015

Un nuevo Reglamento de pesca en aguas profundas de la UE.
La destrucción continúa mientras los Gobiernos retrasan la reforma.
¿Qué hay debajo?
A lo largo de la zona de aguas profundas del Atlántico Nordeste se abre un abismo frío y oscuro rebosante de vida. Deslumbrantes hábitats de aguas profundas, como por ejemplo los arrecifes de coral de aguas frías, los campos de esponjas y los jardines de coral, se han desarrollado durante miles de años, y apenas estamos empezando a entender el papel fundamental que desempeñan en los ecosistemas oceánicos y los potenciales beneficios que la gran multitud de criaturas de estos entornos, que siguen descubriéndose día tras día, tienen para la medicina, la innovación industrial y el almacenamiento de carbono.
Estas formas de vida son excepcionalmente vulnerables: en ausencia de la luz solar, las especies de aguas profundas maduran y se reproducen de forma extremadamente lenta, lo cual las pone en desventaja frente a algunas prácticas pesqueras industriales. El arrastre de aguas profundas, identificado por los científicos como la principal amenaza directa para los ecosistemas de aguas profundas, ha agotado comunidades enteras de peces de aguas profundas.
Vastas extensiones del lecho marino pueden quedar devastadas por una única pasada de los arrastreros que, con sus gigantescas redes, sus pesados rodillos o cadenas y puertas de acero, capturan y destruyen todo a su paso de forma indiscriminada.
La Asamblea General de las Naciones Unidas ha destacado en varias ocasiones todos estos peligros, y desde 2004 ha ido adoptando resoluciones cada vez más firmes que comprometen a la UE y a otros países a tomar medidas urgentes para subsanar la situación. Ya es hora de que la Unión Europea cumpla estos compromisos contraídos.
La UE y las aguas profundas
La UE tiene una de las mayores flotas pesqueras de aguas profundas del mundo, mientras que, al mismo tiempo, las poblaciones de peces de aguas profundas del Atlántico Nordeste se encuentran entre las más intensamente explotadas del planeta. Tan sólo tres países, Francia, España y Portugal, se encargan de realizar alrededor del 90% de las capturas de especies de aguas profundas de la UE; en el caso de Francia y España, dichas capturas ofrecen un rendimiento económico insignificante. Las capturas de aguas profundas representan menos del 1% del valor total del pescado desembarcado por las flotas de la UE en el Atlántico nordeste, y la mayoría de flotas de pesca industrial de especies de aguas profundas no serían económicamente viables sin las subvenciones públicas.
El actual régimen de gestión de las pesquerías de aguas profundas de la UE en el Atlántico nordeste no está funcionando. Pasados más de 10 años desde su introducción (en 2002), casi la mitad de las especies “reguladas” por la actual legislación sigue careciendo de límites de captura; en 2010 el Consejo Internacional para la Exploración del Mar (CIEM) clasificó las capturas de pescado de aguas profundas de la UE como al 100% “fuera de los límites biológicos de seguridad”; las poblaciones de peces agotadas no se han restablecido, y los ancestrales ecosistemas marinos vulnerables permanecen en gran medida desprotegidos ante las destructivas prácticas de la pesca de fondo.
Para poner aún más de manifiesto la urgente necesidad de adoptar un nuevo reglamento, en junio de 2015 la UICN publicó por primera vez la Lista Roja Europea de Especies Marinas, que clasifica dos de las principales especies capturadas de forma dirigida por los arrastreros de aguas profundas franceses y españoles frente a las costas irlandesas y escocesas como “en peligro” (granadero) y “vulnerable” (maruca azul).
Más de 300 científicos pidieron en 2013 a los Gobiernos que acabaran con el arrastre de fondo de aguas profundas. Un número cada vez mayor de ciudadanos de la UE está de acuerdo con esta demanda, un hecho que queda patente en la decisión de varias cadenas de supermercados de dejar de vender pescado de aguas profundas capturado de forma no sostenible. Los Estados miembros de la UE ya no pueden permitir que siga en vigor un sistema que deja la puerta abierta a una destrucción irreversible.
En julio de 2012, la Comisión Europea publicó una prometedora propuesta legislativa para revisar en profundidad la regulación comunitaria de las pesquerías de aguas profundas; dicha propuesta incluía disposiciones que eliminarían de forma progresiva la pesca de arrastre de fondo y de enmalle de fondo y requerirían una base científica clara de cara a establecer límites de captura. Este hecho ponía de manifiesto que la Comisión estaba firmemente comprometida a acabar con las prácticas pesqueras destructivas en los entornos de aguas profundas. Sin embargo, tres años después, las negociaciones aún no han terminado y los Estados miembros de la UE continúan divididos.
La UE podría convertirse en un actor mundial que cambie las reglas del juego en la lucha por proteger las aguas profundas. El paso más importante pasa por que la UE haga gala de liderazgo predicando con el ejemplo y finalice la reforma de su propio régimen no sostenible y mal gestionado de pesca de aguas profundas.

Pesca de arrastre: estudio respalda prohibición a partir de 600 m

Todas las versiones de este artículo: [Castellano] [Galego]
Esta semana se reúnen funcionarios de la UE para ponderar la aprobación de una nueva legislación comunitaria sobre la gestión de pesquerías en aguas profundas y, paralelamente, se presenta un estudio científico que plantea una solución pragmática para la protección de uno de los entornos más vulnerables del planeta.
Dicho estudio, A Scientific Basis for Regulating Deep-Sea Fishing by Depth, publicado en Current Biology [1], se basa en el análisis de las capturas de peces realizadas por buques de arrastre en aguas profundas del Atlántico nororiental, y, en el caso de la pesca comercial de arrastre a más de 600 metros de profundidad, concluye lo siguiente:
  • El número de especies que sufren el impacto de esta actividad aumenta significativamente debido al aumento de la diversidad a mayor profundidad;
  • Como consecuencia de ello, es probable que el porcentaje de capturas accesorias y descartes aumente exponencialmente;
  • La captura de especies particularmente vulnerables de tiburón y raya también aumenta enormemente a partir de 600 metros de profundidad;
  • Se reduce el valor comercial del pescado capturado.
Según los autores del estudio, “limitar la pesca de arrastre a una profundidad máxima de 600 metros podría ser una estrategia eficaz que se ajustaría a las necesidades de la legislación europea”.
En julio de 2012 la Comisión Europea presentó una propuesta para sustituir el fallido reglamento de pesca en aguas profundas en el Atlántico nororiental. Los 28 ministros de pesca de la UE todavía no han adoptado una posición, a pesar de que el Parlamento Europeo votó el nuevo reglamento en diciembre de 2013. Luxemburgo, que ostenta actualmente la presidencia de la UE, indicó que la negociación de una decisión del Consejo sobre dicha legislación es una prioridad y se ha previsto que las negociaciones se retomen en septiembre partiendo de un borrador que incluye un límite de profundidad para la prohibición de la pesca de arrastre de fondo y la pesca con redes de enmalle.
Hablan, sin embargo, de "retroceso" en términos generales

Las ONG valoran los avances en protección litoral y pesca ilegal en la legislatura

ip - 23 de noviembre de 2015Compartir en Facebook Compartir en Twitter     


Durante los últimos cuatro años España ha sufrido un “retroceso” en materia medioambiental, según creen las ONG españolas, que han realizado un balance conjunto de la legislatura a un mes vista de la celebración de las elecciones generales. No obstante, las organizaciones valoran los avances dados en materia de protección de la costa y las medidas ante la pesca ilegal. Así, entre los avances en materia ambiental destacan los pasos dados en la protección del medio marino mediante la creación de nuevas áreas LIC y ZEPA, el desarrollo de las estrategias marinas, las medidas adoptadas para luchar contra la pesca ilegal (IUU), el cumplimiento de los plazos de la planificación hidrológica y el comienzo de la reorientación de los fondos del agua hacia la depuración, así como la reforma del canon hidroeléctrico.
Pero a pesar de estos aspectos posivitos, Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF consideran que “se ha perdido la oportunidad para implantar una gestión sostenible de los recursos, impulsar las energías renovables y avanzar en patrones de producción y consumo responsables que favorezcan el empleo verde y de calidad”.
A mayores de la crisis económica y social, estos cuatro año han estado marcados por una “crisis ambiental”, dicen, “debido al impacto creciente del cambio climático y a un déficit ecológico cada vez más grave y evidente”. Sin embargo las políticas del Gobierno no han contribuido a solucionar estos grandes retos ambientales, critican.
Para las cinco organizaciones no se ha aprovechado la oportunidad de reorientar el modelo productivo hacia la sostenibilidad ni se han aprobado medidas reales y eficaces que detengan el agotamiento de los recursos naturales ocasionado por su continuo despilfarro, la pérdida acelerada de la biodiversidad, el calentamiento global, la contaminación del agua, el suelo o el aire.
Ley de Costas y Red Natura
Así, entre los principales retrocesos en materia ambiental destaca “como más emblemática y grave” la reforma de la Ley de Costas, pero también el parón al desarrollo de las energías renovables, el impulso a las prospecciones petrolíferas en alta mar, una reforma energética que afianza el oligopolio y el control de las grandes empresas eléctricas, junto al escaso avance en calidad del aire o en el control de sustancias tóxicas.
El balance negativo continúa con una mención a la falta de financiación de la Red Natura 2000, la consolidación de un modelo agrícola intensivo y dañino para la biodiversidad y el medio ambiente, una planificación hidrológica que mantiene la sobreexplotación del agua, la falta de una auténtica fiscalidad ambiental, la reducción drástica de la ayuda oficial al desarrollo, las trabas para el acceso a la justicia o las medidas aprobadas para limitar y reprimir las protestas ciudadanas.

viernes, 14 de agosto de 2015

Informe de la Global Footprint Network

El planeta ha agotado su "presupuesto" anual en recursos naturales

ip - 14 de agosto de 2015Compartir en Facebook Compartir en Twitter     
Artíco
El pasado 9 de mayo, según la New Economics Foundation,España se quedó sin pescado. La UE lo hizo el 5 de julio, pasando a depender de las exportaciones para satisfacer la demanda interna. Ahora, un nuevo informe de una ONG alerta otra vez sobre la explotación a la que están sometidos los recursos naturales. Así, no llevamos ni ocho meses de año y la humanidad ya ha gastado los recursos naturales que el planeta puede reponer en un año, según datos de la Global Footprint Network (GFN), la organización socia de WWF que analiza la huella ecológica.
El planeta alcanzó el Día de la Sobrecapacidad de la Tierra, el momento en que la humanidad agota su presupuesto anual ecológico. Y lo hace cada año más temporado, debido a que las emisiones de carbono, que suponen más de la mitad de nuestra demanda sobre la naturaleza, siguen empujando la huella de la humanidad por encima de la capacidad de regeneración de la naturaleza: el Día de la Sobrecapacidad (Earth Overshoot Day, en inglés) ha avanzado desde primeros de octubre en el año 2000 hasta el 13 de agosto este año. El año pasado fue el 19 de agosto, por lo que hemos agotado los recursos, según este informe, seis días antes.
El Informe Planeta Vivo 2014 de WWF, elaborado en colaboración con la GFN, la humanidad necesita en la actualidad 1,5 planetas para satisfacer nuestra demanda de recursos naturales. “Si mantenemos esta tendencia, necesitaremos al menos 3 planetas para abastecernos en 2050. España también contribuye a ello: si toda la humanidad consumiese como los españoles, ya necesitaríamos el equivalente a 2 planetas”, alerta WWF.
El buque noruego lleva 40 años investigando los océanos

El Dr. Fridtjof Nansen se topa con la realidad de los microplásticos en su ruta por el Índico

ip - 13 de agosto de 2015Compartir en Facebook Compartir en Twitter     
Desde hace 40 años, el buque oceanográfico Dr. Fridtjof Nansen, operado por el Instituto Noruego de Investigación Marina (IMR) en colaboración con la FAO, recorre los océanos del globo analizando el estado de los recursos y la salud de los ecosistemas marinos, ayudando también a formar a nuevas generaciones de investigadores. La misión se mantiene intacta en la actualidad, aunque se han incorporado nuevas problemáticas que suponen un reto para la oceanografía y también el sector. Es el caso de los plásticos y microplásticos, una triste realidad que se ha manifestado de manera evidente en la actual misión del Dr. Fridtjof Nansen en el Íncido. “Cada vez que los científicos a bordo lanzan las redes especiales que lleva la nave, encuentran trozos de plástico, lo que pone en evidencia el peligro de graves trastornos para los ecosistemas marinos, incluso en uno de los océanos más desconocidos del planeta”, indica FAO.
En 1950 no había ninguno, pero ahora se calcula que en los océanos flotan unos 5 billones de trozos de plástico. ¿Cuál es su impacto en la cadena alimentaria que va desde el plancton -que se ha filmado comiendo fragmentos de plástico – al marisco, el salmón, el atún y llega –en última instancia- a los seres humanos?, se pregunta la organización. Las pruebas de laboratorio han demostrado que los peces que ingieren restos plásticos sufren de intoxicación de hígado y los consiguientes problemas metabólicos. Sin embargo, poco se sabe acerca de cuanta basura absorben los ecosistemas marinos silvestres, ni si los productos químicos tóxicos permanecen en las plásticos tras una larga exposición al agua de mar y el golpeteo de las olas.

viernes, 24 de julio de 2015

La capacidad de las principales trasnacionales para influir en el estado del ecosistema

El poder de los 13

ip - 24 de julio de 2015Compartir en Facebook Compartir en Twitter     
EE.UU.
Maruha Nihiro, Nippon Suisan Kaisha, Thai Union Frozen Products, Marine Harvest, Dongwon Group, Skretting, Pescanova, Austevoll Seafood, Pacific Andes, EWOS, Kyokuyo, Charoen Pokphand Foods y Trident Seafood. Este ramillete de trece compañías trasnacionales tienen en sus manos el poder de influir en el ecosistema y son, por tanto, los principales actores en la gestión de las pesquerías. Así se pone de manifesto en un artículo publicado en PLOSone por el Centro de Resilencia de Estocolmo en el que se argumenta que estas 13 empresas controlan entre el 11 y el 16 % de las capturas marinas mundiales, es decir, entre 9 y 13 millones de toneladas, y entre el 19 y el 40 % de los stocks pesqueros de mayor valor con especies con un alto valor ecológico en el ecosistema. En el estudio se ha tenido en cuenta la producción de especies predadoras en la acuicultura, concretamente el salmón, el langostino y el atún rojo por ser especies de alto valor y especialmente dependientes de los ecosistemas marinos debido a la alta dependencia de haria o aceite de pescado en su dieta.

martes, 16 de junio de 2015

El 40 por ciento de las especies del Cantábrico están sobreexplotadas

Ecologistas en Acción señala la necesidad de que se reduzca el consumo de pescado

16.05.2015 | 05:32
Paco Ramos, Lydia Chaparro y Miguel Ortega, ayer, en el Centro de Cultura Antiguo Instituto.
Paco Ramos, Lydia Chaparro y Miguel Ortega, ayer, en el Centro de Cultura Antiguo Instituto. 
El 40 por ciento de las especies del Atlántico Norte (que incluye el mar Cantábrico) se encuentran sobreexplotadas. Un dato todavía preocupante, aunque el porcentaje sea la mitad del que había hace una década, y que para Ecologistas en Acción sirve como llamamiento para realizar una mejor gestión. Miquel Ortega, componente de la Fundación ENT, dedicada a la innovación ambiental, analizó el futuro de la pesca y el estado de las poblaciones de peces junto con el consumo responsable de pescado, en un acto en el que también participaron Lydia Chaparro y Paco Ramos, de Ecologistas en Acción, en el Antiguo Instituto.
Ortega resaltó en el apartado de la sobreexplotación la situación de la merluza y la sardina. "La merluza es la especie que tiene más valor económico y debe gestionarse mejor. La sardina, por su parte, ha tenido una evolución negativa y si no se mejora de forma significativa no se va a poder pescar, y va tener que venir la Unión Europa a decir cómo pescar para que el stock no se colapse".
Otro de los apartados que preocupan es la disminución en la flota de pesca. "En Asturias la pesca de cerco ha tenido bastantes protestas y en volúmen de flota ha ido bajando; en 2007 había unas 400 embarcaciones y ahora estamos en poco más de 200", resalta Ortega, que se marca como retos para el futuro "continuar la adaptación de la cantidad de la flota y conseguir el objetivo de mantener el recurso de manera indefinida".

jueves, 21 de mayo de 2015

Publicado el informe "State of Nature in the EU"

Ningún hábitat del Atlántico, Báltico o Mediterráneo está en buen estado

ip - 21 de mayo de 2015Compartir en Facebook Compartir en Twitter     


Fondos marinos
Ninguno de los hábitats marinos evaluados, en el Atlántico, Báltico y Mediterráneo, por la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) para la realización de su recién publicado informe sobre el estado de la naturaleza (State of Nature in the EU) está en buen estado. El documento recoge que en el Atlántico, el 71 % de los hábitats marinos se encuentra en una situación favorable, mientras que en el Báltico, el estado del 86 % de los hábitats marinos y el 80 % de las especies es desfavorable. En el Mediterráneo, el 62% de los hábitats marinos presenta estado desfavorable, igual que el 56% de las especies marinas. El informe concluye, además, el estado de muchas especies marinas es desconocido, especialmente en los ecosistemas de la plataforma continental (54%) y mar abierto (83%). El documento se hace público coincidiendo con la celebración, hoy, 21 de mayo, del Día Europeo de la Red Natura 2000, iniciativa que pretende dar a conocer a la sociedad la existencia y valor de esta gran red de más de 27.000 espacios protegidos. La programación de actividades está disponible en la web www.natureday2000.eu.
“State of Nature in the UE” es una una evaluación de seis años sobre el estado de conservación de hábitats y especies protegidos por Natura 2000, la mayor red mundial de zonas de conservación de la naturaleza. Basado en información de los Estados Miembros, el informe de 2015 aporta una visión general del estado de conservación, tendencias y principales amenazas a las que se enfrentaron las especies y hábitats protegidos por Natura 2000 durante el periodo 2007-2012.
El comisario de Medio Ambiente, Asuntos Marítimos y Pesca, Karmenu Vella, considera que “este informe es significativo y oportuno. Por un lado, muestra un panorama global desigual, pero, por otro, pone claramente de manifiesto que los esfuerzos por mejorar los ecosistemas vulnerables pueden ser extraordinariamente eficaces”, mientras que “también destaca la magnitud de los problemas que quedan por resolver. Es preciso que solucionemos esos problemas, ya que la salud de los europeos y la de nuestra economía dependen de la salud de la naturaleza”, indica.
A la vista de los resultados, la ONG Oceana ha alertado “de que la mayoría de las especies y hábitats marinos de la red se hallan en estado malo o desconocido”, reclamando a los Estados Miembros “que cumplan sus obligaciones de gestión para evitar que desaparezca biodiversidad”.
“La razón principal de que la conservación no dé resultados en la mayoría de áreas Natura 2000 es que la gestión es deficiente o inexistente. Por ejemplo, la mayoría carece por completo de regulación pesquera, aunque se reconoce que la pesca es la mayor amenaza dentro de estas áreas”, afirma Lasse Gustavsson, director ejecutivo de Oceana en Europa. “Los Estados Miembros están boicoteando sus propios esfuerzos de conservación al no gestionar las zonas de forma adecuada ni hacer buen seguimiento de las especies y hábitats amenazados”.

domingo, 17 de mayo de 2015

La cifra no declarada equivaldría a 22 grandes arrastreros

China Fisheries estaría falseando sus datos de tonelaje en África, según Greenpeace

ip - 15 de mayo de 2015Compartir en Facebook Compartir en Twitter     
Greenpeace ha vuelto a publicar un informe en el que denuncia la sobrepesca causada por la pesca industrial, aunque esta vez el dedo acusador de la ONG apunta directamente a China National Fisheries Corporation (CNFC), la principal compañía pesquera china de larga distancia quien habría ocultado datos, o más bien maquillado, sobre el tonelaje de sus buques en Senegal, Guinea y Guinea Bissau. Según Greepneace, el primer caso fue denunciado en 1988, y sólo en 2014 CNFC redujo la declaración sobre el tonelaje de al menos 44 de 59 buques, lo que equivaldría a 22 adicionales “destructivos arrastreros” de 300 GT en dichas aguas.
Para la organización, la falta de sistemas de gestión de la pesca “eficientes” en África occidental ha permitido a estas empresas “saquear los recursos marinos africanos a bajo costo y casi con impunidad”. El informe ha sido realizado por la delegación africana de Greenpeace y detalla cómo CNFC, y otra empresa china (Dalian Lian Run), realizaron declaraciones fraudulentas sobre el GT de sus buques pesqueros. El fraude ha sido cometido, en teoría, por buques de ambas empresas que enarbolan el pabellón chino o una bandera africana a través de empresas mixtas. Por ejemplo, CNFC actualmente posee y opera 12 buques que faenan en Senegal a través de una empresa conjunta, Senegal Armement S.A. A través de estas falsas declaraciones en el tonelaje bruto de los buques “estas empresas no sólo privan a los estados ribereños de los ingresos financieros, ya que socavan cualquier esperanza para la gestión sostenible y equitativo de la pesca”. Se trata, en opinión de “una situación extremadamente preocupante”, indica Greenpeace. Es más, “pescadores artesanales locales se han quejado de la reducción de capturas y el aumento de los costos y la carga de trabajo. Están obligados a viajar más lejos para pescar y a menudo tienen que competir con los arrastreros industriales ", indicó Ahmed Diamé, responsable de océanos de Greenpeace en África campaña de Océanos. Falsear el tonelaje bruto “es un delito punible en virtud de las leyes nacionales de Senegal, Guinea, Guinea-Bissau y China, por lo que cae bajo la definición de pesca ilegal según la definición de la Organización de Alimentos y Agricultura de las Naciones Unidas (FAO)”, recuerda la organización.

viernes, 8 de mayo de 2015

Nuevo informe sobre dependencia del mercado exterior de la NEF

España alcanza mañana su "Fish Dependence Day", 33 días antes que el año pasado

ip - 8 de mayo de 2015Compartir en Facebook Compartir en Twitter     
Mercado plaza
España alcanza mañana su “Fish Dependence Day”, el día en el que, según el informe que publica anualmente la organización New Economics Foundation, deja de consumir pescado propio y empieza a depender de las exportaciones para suministrar proteína de origen marino a su población. Lo hace 33 días antes que el año pasado. España es el país que peor comportamiento presenta junto con Suecia, que el año pasado tuvo pescado durante todo el ejercicio, pero que este año se quedaría sin pescado propio el 26 de octubre. El conjunto de la Unión Europea también empeora. Si el año pasado, la UE empezó a depender del pescado exterior el 11 de julio, la fecha del “dependence day” comunitario en 2015 será el 5 de julio.
Como cada año, la organización británica ha publicado su informe en el que, tras cruzar los datos relativos a las capturas y cuotas disponibles junto con el consumo interior de cada uno de los estados (en España 42,4 kilos por persona al año) , estima de qué manera los estados comunitarios, uno de los mercados con mayor demanda de productos pesqueros, dependen de las capturas de terceros países para satisfacer la demanda. El informe, que se publicó por primera vez en 2010, vuelve a poner de manifiesto el grado de explotación al que están sometidos, dice, los caladeros comunitarios. Un dato: el total de cuotas permitidas en Europa se sitúa en las 3,5 millones de toneladas al año, lo que permite cubrir el 38 % del total de la demanda. Y es que en Europa consumimos unos 9 millones de toneladas al año, y las previsiones de la FAO apuntan a un incremento de la demanda del 17 % en el caso de UE15 y del 9 % en el EU27 en el horizonte de 2030.
En 2015 la dependencia de pescado de la UE se produce un mes antes que en el año 2000 y ha fluctuado en torno a la misma fecha desde 2008, siempre en la primera quincena de julio. “Aunque todavía es demasiado pronto para asegurarlo, esperamos que el hecho de que los niveles de dependencia no estén aumentando suponga un cambio en la tendencia y una señal de que la sobrepesca está disminuyendo en aguas de la UE”, afirma NEF en el informe. Sin embargo, “el nivel de autosuficiencia de la UE es demasiado bajo y el grado de sobreexplotación en aguas de la UE demasiado alto”.
En este sentido, considera que restaurar 43 de 150 poblaciones en el Atlántico nororiental a su RMS “aumentaría los niveles de autosuficiencia de la UE en tres meses”, desplazando el día de la dependencia en el calendario hasta el 7 de octubre.
La organización considera “insostenible” el actual modelo europeo en un contexto de recursos limitados y una población en constante aumento. Así, los altos niveles de dependencia de peces de la UE afectan también a la sostenibilidad de los recursos pesqueros a nivel mundial, “que también son objeto de sobrepesca”. NEF concluye recordando que “el aumento del consumo de pescado en un contexto de poblaciones sobreexplotadas es inviable ambientalmente e injusto socialmente injusto”, recordando que la UE tiene “potencial” para gestionar de manera responsable sus recursos, como única vía para garantizar el suministro de alimento, así como la estructura económica y laboral este sector.

miércoles, 6 de mayo de 2015

El empleo de «objetos» para pescar atún en el Índico estará limitado

Los barcos podrán emplear 550 dispositivos de concentración de peces (FAD)
Redacción / La Voz, 02 de mayo de 2015. Actualizado a las 05:00 h. 1
73
5
2
Es la primera vez en la historia, según los profesionales afectados, que una organización regional de pesca decide limitar el empleo de los denominados objetos para pescar atún. Ha sido la que regula la actividad en el océano Índico (IOTC, por sus siglas en inglés), cuyas partes contratantes, reunidas en Busan (Corea del Sur), acordaron, en la recién finalizada 19 cumbre, prohibir el empleo de más de 550 dispositivos de congregación de peces (FAD, también en inglés) por embarcación.
Esa limitación supondrá, para algunos barcos, tener que reducir en un 40 % el número de FAD que ahora venían empleando para la captura de túnidos, según explicó Javier Garat, secretario general de la patronal pesquera Cepesca. «No obstante, apoyamos la decisión, puesto que llevamos muchos años preocupándonos por la gestión de la pesca de cerco con objetos y esto es un paso más», añadió Garat.
Ahora bien, Cepesca sostiene que «la pesca con FAD es sostenible», y que la flota española y francesa llevan años trabajando con los científicos para mejorar la selectividad de la pesca con objetos y para reducir las capturas accesorias. Así, desde enero de este año, los atuneros españoles solo emplean objetos antienmallantes, que impiden que tortugas o tiburones se queden enredados en los dispositivos.
Críticas de los ecologistas
Greenpeace, por su parte, calificó de inaceptable el acuerdo. A su juicio, la industria atunera española y francesa se han salido con la suya al lograr que se permita el uso de 550 FAD por barco. Los ecologistas aseguran que es un número excesivo, que elevará la presión pesquera sobre el atún en el Índico y que beneficiará la sobreexplotación de la especie en ese océano. A diferencia de la patronal, Greenpeace sostiene que la pesca de atún con FAD es altamente destructiva.

La polémica por el uso de FAD y por las latas que dicen ser «FAD free»

Los FAD son objetos flotantes -troncos de madera o boyas- que se utilizan por su capacidad de atraer atunes y otras especies, que se congregan bajo el dispositivo, facilitando así la captura de los ejemplares con redes de cerco. Es un sistema que se emplea desde tiempos inmemoriales, pero su generalización y su cada vez mayor sofisticación ha generado polémica, al haber aumentado la eficacia pesquera y, por tanto, la presión sobre los túnidos. Aunque la flota ha adoptado medidas para evitar capturas incidentales y que enmallen otras especies distintas al atún, los ecologistas defienden su erradicación precisamente porque además de túnidos (juveniles incluidos), congregan tortugas y tiburones ballenas, que también caen en el cerco.

lunes, 4 de mayo de 2015

Cómo alimentarse ‘Sin mala espina’

Artículo publicado por Juan Marqués, Diario de Cádiz

Cada español se traga de media 45 kilos de pescado y marisco en un año. Unos dos tercios procede ya de terceros países. Ecologistas en Acción llama al consumo responsable en una guía

Llagostins Boqueria_LCH
Panga y perca del Nilo disfrazadas de mero, pescadilla de El Cabo bajo la etiqueta de merluza europea, gambas escocesas peladas en China, salmones de las supuestamente saludables aguas noruegas, los últimos bacalaos del Atlántico, clones de doradas turcas de acuicultura intensiva y pescado de caña rebautizado como “salvaje” a precio de oro. Esta es sólo parte de la oferta actual de cualquier pescadería en el país más ictiófago de la Unión Europea.
Según la FAO, en España se consume una media de 45 kilos de pescado por persona y año, una cantidad que la coloca en octava posición en el mundo y a sólo dos puestos de Japón, que está por detrás de Myanmar, Corea, Malasia, Islandia y Maldivas. En Cataluña apenas son capaces de autoabastecerse en un 10% con recursos propios. En Andalucía, el porcentaje es algo mayor. Los caladeros de muchas especies se agotaron o se encuentran al límite por la sobreeexplotación que practican las insaciables flotas industriales. Y los mares, sobre todo el Mediterráneo, no dan abasto.
Dos tercios del pescado que se vende en todo el país es ya de origen extracomunitario. Cada producto ha recorrido unos 5.000 kilómetros de media antes de llegar a nuestros platos, dejando tras de sí una importante huella de carbono, una estela de CO2 que incrementa el efecto invernadero, acelera el cambio climático y empuja a muchas especies a otras latitudes.
Las dudas surgen a la hora de elegir qué compramos. Lydia Chaparro, ecóloga marina, especialista en políticas pesqueras y miembro de Ecologistas en Acción Cataluña, intenta solventarlas en Sin mala espina, una guía publicada por la organización conservacionista, disponible en formato digital en el blog sinmalaespina.org“Quisimos ir más allá de las diez especies más consumidas y analizamos las 71 que padecen una mayor presión pesquera”, comenta antes de la charla que dio en El Puerto.