jueves, 21 de mayo de 2015

Publicado el informe "State of Nature in the EU"

Ningún hábitat del Atlántico, Báltico o Mediterráneo está en buen estado

ip - 21 de mayo de 2015Compartir en Facebook Compartir en Twitter     


Fondos marinos
Ninguno de los hábitats marinos evaluados, en el Atlántico, Báltico y Mediterráneo, por la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) para la realización de su recién publicado informe sobre el estado de la naturaleza (State of Nature in the EU) está en buen estado. El documento recoge que en el Atlántico, el 71 % de los hábitats marinos se encuentra en una situación favorable, mientras que en el Báltico, el estado del 86 % de los hábitats marinos y el 80 % de las especies es desfavorable. En el Mediterráneo, el 62% de los hábitats marinos presenta estado desfavorable, igual que el 56% de las especies marinas. El informe concluye, además, el estado de muchas especies marinas es desconocido, especialmente en los ecosistemas de la plataforma continental (54%) y mar abierto (83%). El documento se hace público coincidiendo con la celebración, hoy, 21 de mayo, del Día Europeo de la Red Natura 2000, iniciativa que pretende dar a conocer a la sociedad la existencia y valor de esta gran red de más de 27.000 espacios protegidos. La programación de actividades está disponible en la web www.natureday2000.eu.
“State of Nature in the UE” es una una evaluación de seis años sobre el estado de conservación de hábitats y especies protegidos por Natura 2000, la mayor red mundial de zonas de conservación de la naturaleza. Basado en información de los Estados Miembros, el informe de 2015 aporta una visión general del estado de conservación, tendencias y principales amenazas a las que se enfrentaron las especies y hábitats protegidos por Natura 2000 durante el periodo 2007-2012.
El comisario de Medio Ambiente, Asuntos Marítimos y Pesca, Karmenu Vella, considera que “este informe es significativo y oportuno. Por un lado, muestra un panorama global desigual, pero, por otro, pone claramente de manifiesto que los esfuerzos por mejorar los ecosistemas vulnerables pueden ser extraordinariamente eficaces”, mientras que “también destaca la magnitud de los problemas que quedan por resolver. Es preciso que solucionemos esos problemas, ya que la salud de los europeos y la de nuestra economía dependen de la salud de la naturaleza”, indica.
A la vista de los resultados, la ONG Oceana ha alertado “de que la mayoría de las especies y hábitats marinos de la red se hallan en estado malo o desconocido”, reclamando a los Estados Miembros “que cumplan sus obligaciones de gestión para evitar que desaparezca biodiversidad”.
“La razón principal de que la conservación no dé resultados en la mayoría de áreas Natura 2000 es que la gestión es deficiente o inexistente. Por ejemplo, la mayoría carece por completo de regulación pesquera, aunque se reconoce que la pesca es la mayor amenaza dentro de estas áreas”, afirma Lasse Gustavsson, director ejecutivo de Oceana en Europa. “Los Estados Miembros están boicoteando sus propios esfuerzos de conservación al no gestionar las zonas de forma adecuada ni hacer buen seguimiento de las especies y hábitats amenazados”.

domingo, 17 de mayo de 2015

La cifra no declarada equivaldría a 22 grandes arrastreros

China Fisheries estaría falseando sus datos de tonelaje en África, según Greenpeace

ip - 15 de mayo de 2015Compartir en Facebook Compartir en Twitter     
Greenpeace ha vuelto a publicar un informe en el que denuncia la sobrepesca causada por la pesca industrial, aunque esta vez el dedo acusador de la ONG apunta directamente a China National Fisheries Corporation (CNFC), la principal compañía pesquera china de larga distancia quien habría ocultado datos, o más bien maquillado, sobre el tonelaje de sus buques en Senegal, Guinea y Guinea Bissau. Según Greepneace, el primer caso fue denunciado en 1988, y sólo en 2014 CNFC redujo la declaración sobre el tonelaje de al menos 44 de 59 buques, lo que equivaldría a 22 adicionales “destructivos arrastreros” de 300 GT en dichas aguas.
Para la organización, la falta de sistemas de gestión de la pesca “eficientes” en África occidental ha permitido a estas empresas “saquear los recursos marinos africanos a bajo costo y casi con impunidad”. El informe ha sido realizado por la delegación africana de Greenpeace y detalla cómo CNFC, y otra empresa china (Dalian Lian Run), realizaron declaraciones fraudulentas sobre el GT de sus buques pesqueros. El fraude ha sido cometido, en teoría, por buques de ambas empresas que enarbolan el pabellón chino o una bandera africana a través de empresas mixtas. Por ejemplo, CNFC actualmente posee y opera 12 buques que faenan en Senegal a través de una empresa conjunta, Senegal Armement S.A. A través de estas falsas declaraciones en el tonelaje bruto de los buques “estas empresas no sólo privan a los estados ribereños de los ingresos financieros, ya que socavan cualquier esperanza para la gestión sostenible y equitativo de la pesca”. Se trata, en opinión de “una situación extremadamente preocupante”, indica Greenpeace. Es más, “pescadores artesanales locales se han quejado de la reducción de capturas y el aumento de los costos y la carga de trabajo. Están obligados a viajar más lejos para pescar y a menudo tienen que competir con los arrastreros industriales ", indicó Ahmed Diamé, responsable de océanos de Greenpeace en África campaña de Océanos. Falsear el tonelaje bruto “es un delito punible en virtud de las leyes nacionales de Senegal, Guinea, Guinea-Bissau y China, por lo que cae bajo la definición de pesca ilegal según la definición de la Organización de Alimentos y Agricultura de las Naciones Unidas (FAO)”, recuerda la organización.

viernes, 8 de mayo de 2015

Nuevo informe sobre dependencia del mercado exterior de la NEF

España alcanza mañana su "Fish Dependence Day", 33 días antes que el año pasado

ip - 8 de mayo de 2015Compartir en Facebook Compartir en Twitter     
Mercado plaza
España alcanza mañana su “Fish Dependence Day”, el día en el que, según el informe que publica anualmente la organización New Economics Foundation, deja de consumir pescado propio y empieza a depender de las exportaciones para suministrar proteína de origen marino a su población. Lo hace 33 días antes que el año pasado. España es el país que peor comportamiento presenta junto con Suecia, que el año pasado tuvo pescado durante todo el ejercicio, pero que este año se quedaría sin pescado propio el 26 de octubre. El conjunto de la Unión Europea también empeora. Si el año pasado, la UE empezó a depender del pescado exterior el 11 de julio, la fecha del “dependence day” comunitario en 2015 será el 5 de julio.
Como cada año, la organización británica ha publicado su informe en el que, tras cruzar los datos relativos a las capturas y cuotas disponibles junto con el consumo interior de cada uno de los estados (en España 42,4 kilos por persona al año) , estima de qué manera los estados comunitarios, uno de los mercados con mayor demanda de productos pesqueros, dependen de las capturas de terceros países para satisfacer la demanda. El informe, que se publicó por primera vez en 2010, vuelve a poner de manifiesto el grado de explotación al que están sometidos, dice, los caladeros comunitarios. Un dato: el total de cuotas permitidas en Europa se sitúa en las 3,5 millones de toneladas al año, lo que permite cubrir el 38 % del total de la demanda. Y es que en Europa consumimos unos 9 millones de toneladas al año, y las previsiones de la FAO apuntan a un incremento de la demanda del 17 % en el caso de UE15 y del 9 % en el EU27 en el horizonte de 2030.
En 2015 la dependencia de pescado de la UE se produce un mes antes que en el año 2000 y ha fluctuado en torno a la misma fecha desde 2008, siempre en la primera quincena de julio. “Aunque todavía es demasiado pronto para asegurarlo, esperamos que el hecho de que los niveles de dependencia no estén aumentando suponga un cambio en la tendencia y una señal de que la sobrepesca está disminuyendo en aguas de la UE”, afirma NEF en el informe. Sin embargo, “el nivel de autosuficiencia de la UE es demasiado bajo y el grado de sobreexplotación en aguas de la UE demasiado alto”.
En este sentido, considera que restaurar 43 de 150 poblaciones en el Atlántico nororiental a su RMS “aumentaría los niveles de autosuficiencia de la UE en tres meses”, desplazando el día de la dependencia en el calendario hasta el 7 de octubre.
La organización considera “insostenible” el actual modelo europeo en un contexto de recursos limitados y una población en constante aumento. Así, los altos niveles de dependencia de peces de la UE afectan también a la sostenibilidad de los recursos pesqueros a nivel mundial, “que también son objeto de sobrepesca”. NEF concluye recordando que “el aumento del consumo de pescado en un contexto de poblaciones sobreexplotadas es inviable ambientalmente e injusto socialmente injusto”, recordando que la UE tiene “potencial” para gestionar de manera responsable sus recursos, como única vía para garantizar el suministro de alimento, así como la estructura económica y laboral este sector.

miércoles, 6 de mayo de 2015

El empleo de «objetos» para pescar atún en el Índico estará limitado

Los barcos podrán emplear 550 dispositivos de concentración de peces (FAD)
Redacción / La Voz, 02 de mayo de 2015. Actualizado a las 05:00 h. 1
73
5
2
Es la primera vez en la historia, según los profesionales afectados, que una organización regional de pesca decide limitar el empleo de los denominados objetos para pescar atún. Ha sido la que regula la actividad en el océano Índico (IOTC, por sus siglas en inglés), cuyas partes contratantes, reunidas en Busan (Corea del Sur), acordaron, en la recién finalizada 19 cumbre, prohibir el empleo de más de 550 dispositivos de congregación de peces (FAD, también en inglés) por embarcación.
Esa limitación supondrá, para algunos barcos, tener que reducir en un 40 % el número de FAD que ahora venían empleando para la captura de túnidos, según explicó Javier Garat, secretario general de la patronal pesquera Cepesca. «No obstante, apoyamos la decisión, puesto que llevamos muchos años preocupándonos por la gestión de la pesca de cerco con objetos y esto es un paso más», añadió Garat.
Ahora bien, Cepesca sostiene que «la pesca con FAD es sostenible», y que la flota española y francesa llevan años trabajando con los científicos para mejorar la selectividad de la pesca con objetos y para reducir las capturas accesorias. Así, desde enero de este año, los atuneros españoles solo emplean objetos antienmallantes, que impiden que tortugas o tiburones se queden enredados en los dispositivos.
Críticas de los ecologistas
Greenpeace, por su parte, calificó de inaceptable el acuerdo. A su juicio, la industria atunera española y francesa se han salido con la suya al lograr que se permita el uso de 550 FAD por barco. Los ecologistas aseguran que es un número excesivo, que elevará la presión pesquera sobre el atún en el Índico y que beneficiará la sobreexplotación de la especie en ese océano. A diferencia de la patronal, Greenpeace sostiene que la pesca de atún con FAD es altamente destructiva.

La polémica por el uso de FAD y por las latas que dicen ser «FAD free»

Los FAD son objetos flotantes -troncos de madera o boyas- que se utilizan por su capacidad de atraer atunes y otras especies, que se congregan bajo el dispositivo, facilitando así la captura de los ejemplares con redes de cerco. Es un sistema que se emplea desde tiempos inmemoriales, pero su generalización y su cada vez mayor sofisticación ha generado polémica, al haber aumentado la eficacia pesquera y, por tanto, la presión sobre los túnidos. Aunque la flota ha adoptado medidas para evitar capturas incidentales y que enmallen otras especies distintas al atún, los ecologistas defienden su erradicación precisamente porque además de túnidos (juveniles incluidos), congregan tortugas y tiburones ballenas, que también caen en el cerco.

lunes, 4 de mayo de 2015

Cómo alimentarse ‘Sin mala espina’

Artículo publicado por Juan Marqués, Diario de Cádiz

Cada español se traga de media 45 kilos de pescado y marisco en un año. Unos dos tercios procede ya de terceros países. Ecologistas en Acción llama al consumo responsable en una guía

Llagostins Boqueria_LCH
Panga y perca del Nilo disfrazadas de mero, pescadilla de El Cabo bajo la etiqueta de merluza europea, gambas escocesas peladas en China, salmones de las supuestamente saludables aguas noruegas, los últimos bacalaos del Atlántico, clones de doradas turcas de acuicultura intensiva y pescado de caña rebautizado como “salvaje” a precio de oro. Esta es sólo parte de la oferta actual de cualquier pescadería en el país más ictiófago de la Unión Europea.
Según la FAO, en España se consume una media de 45 kilos de pescado por persona y año, una cantidad que la coloca en octava posición en el mundo y a sólo dos puestos de Japón, que está por detrás de Myanmar, Corea, Malasia, Islandia y Maldivas. En Cataluña apenas son capaces de autoabastecerse en un 10% con recursos propios. En Andalucía, el porcentaje es algo mayor. Los caladeros de muchas especies se agotaron o se encuentran al límite por la sobreeexplotación que practican las insaciables flotas industriales. Y los mares, sobre todo el Mediterráneo, no dan abasto.
Dos tercios del pescado que se vende en todo el país es ya de origen extracomunitario. Cada producto ha recorrido unos 5.000 kilómetros de media antes de llegar a nuestros platos, dejando tras de sí una importante huella de carbono, una estela de CO2 que incrementa el efecto invernadero, acelera el cambio climático y empuja a muchas especies a otras latitudes.
Las dudas surgen a la hora de elegir qué compramos. Lydia Chaparro, ecóloga marina, especialista en políticas pesqueras y miembro de Ecologistas en Acción Cataluña, intenta solventarlas en Sin mala espina, una guía publicada por la organización conservacionista, disponible en formato digital en el blog sinmalaespina.org“Quisimos ir más allá de las diez especies más consumidas y analizamos las 71 que padecen una mayor presión pesquera”, comenta antes de la charla que dio en El Puerto.

viernes, 1 de mayo de 2015

La participación de los pescadores en la planificación pesquera, puede contribuir a que esta actividad sea más sostenible

Artículo publicado por Gaizka Esparza en Bilbao Buenas Noticias

“El futuro de la pesca en el Atlántico y mar Cantábrico: estado de las poblaciones de peces y consumo responsable de pescado”, es el titulo de la charla organizada por Ekologistak Martxan Bizkaia para esta tarde en Bilbao. Allí estará Lydia Chaparro del Area Marina de Ecologistas en Acción, compartiendo protagonismo con Miquel Ortega de la Fundación ENT. Con Lydia, hemos conversado en torno a la pesca sostenible, las políticas pesqueras y el consumo responsable.

¿Es posible a día de hoy hablar de pesca sostenible?

Sí, es posible hablar de pesca sostenible, el problema es que la palabra sostenibilidad está muy mal usada. Preferimos utilizar el término pesca responsable y de bajo impacto ambiental. El propio Ministerio de Agricultura Alimentación y Medio Ambiente frecuentemente argumenta que si la pesca se ha practicado legalmente, es por definición sostenible, olvidando por completo los impactos ambientales que ciertas modalidades pesqueras pueden infringir sobre el medio marino.
Para Ecologistas en Acción, una pesca sostenible es aquella que obviamente cumple con la legislación vigente pero además, es aquella que asegura que las poblaciones de peces están explotadas conforme el Rendimiento Máximo Sostenible, es decir, que no se pone en peligro la capacidad de regeneración futura de las poblaciones.  Pero actualmente, en base a este criterio, podemos asegurar que la sobrepesca afecta al 95% de los stocks pesqueros evaluados en el Mediterráneo y el 39% en el Atlántico, y por lo tanto, muchas poblaciones de peces en Europa no están gestionadas de forma sostenible. Para poner fin a la sobreexplotación de los caladeros, es preciso alcanzar un equilibrio entre lo que se extrae de los mares y lo que el océano puede ofrecer. Motivos por los que desde Ecologistas en Acción exigimos unos límites de pesca adaptados a los recursos disponibles y a los límites del ecosistema. Sólo de esta forma podremos recuperar las poblaciones de peces a niveles saludables, conseguir la sostenibilidad ambiental y por consiguiente la sostenibilidad social y económica de la actividad pesquera que tanto necesitamos.

¿Cuál es la situación en el mar Cantábrico? ¿Cuáles son las especies que más han sufrido la explotación llevada a cabo por los seres humanos?

Aunque el ICES/CIEM (Consejo Internacional para la Exploración del Mar) y otros organismos científicos como AZTI-Tecnalia están haciendo un gran trabajo y han evaluado la situación de algunos de los recursos pesqueros de mayor interés para la flota vasca, todavía faltan datos sobre el estado muchas otras especies del Atlántico Norte. Especialmente de aquellas especies que no son de interés comercial o de ecosistemas marinos vulnerables, como pueden ser los ecosistemas de aguas profundas. Por eso mismo, desde Ecologistas en Acción abogamos por una correcta gestión que permita una explotación sostenible a largo plazo de todas las poblaciones, estableciendo límites de captura conforme el consejo científico, y aplicando el criterio de precaución y la gestión ecosistémica en la pesca, tal y como indican las diferentes normativas en vigor.
Con respecto a los datos disponibles para el Mar Cantábrico, algunas de las poblaciones que podemos considerar sobreexplotadas son por ejemplo el atún rojo, el rabil, la merluza o la caballa. Con respecto a la sardina se ha registrado un descenso de la biomasa y se aconseja una reducción de las capturas. Para otras especies como el gallo del norte o el jurel, los organismos científicos competentes recomiendan una mejor gestión y una reducción del esfuerzo pesquero para asegurar la sostenibilidad a largo plazo… y así sucesivamente. En cualquier caso, para cada una de estas pesquerías, una gestión sostenible y un futuro viable para los pescadores no sólo es posible, sino que es necesario. De no hacerlo, podríamos volver a tener situaciones extremas como la que sucedió con la anchoa en el Mar Cantábrico.
Hay otros casos que nos recuerdan las nefastas consecuencias ambientales y sociales derivadas de una mala gestión de los recursos marinos. Uno de los casos más conocidos es el del bacalao. Hoy en día es una especie catalogado por la UICN como Vulnerable a la extinción, y a nivel global su situación es muy crítica, puesto que el 88% de las poblaciones de bacalao están sobreexplotadas y el 30% en peligro de colapso. Así pues, como no podría ser de otra manera, es una de las especies que aparecen en la guía y que no aconsejamos en absoluto consumir.