viernes, 27 de enero de 2017

OLENTZERO PARA LA FLOTA VASCA



OLENTZERO PARA LA PESCA VASCA


Todos los años por estas fechas en el centro económico de la Unión Europea (Bruselas) los estados miembros presionados por los grandes y no tan grandes lowis de la industria pesquera, se afanan en conseguir la mayor cantidad de cuotas de pesca para satisfacer sus intereses económicos.

En contra de toda evaluación científica, avalado por el CIEM ( consejo internacional para la exploración del mar),estas empresas con argumentos de garantizar los condicionamientos económicos y sociales de los trabajadores y consumidores, se pelean para que el TAC (total admisible de capturas) en las aguas del Atlántico Norte, sean los más altas posibles y con ello posibilitar que los negocios de la pesca en sus respectivos estados sea lo más rentable posible.

Los estudios científicos y propuestas de advertencia de este organismo, dirigidos a la sociedad pero sobre todo a los políticos de la grave situación de nuestros mares y las especies que habitan en él en pos de una gestión de los recursos responsable y sostenible, no han surtido efecto y han caído en redes de grandes empresas.

Las últimas décadas han sido años de grandes capturas en zonas del Atlántico Norte y sobre todo en los caladeros del Cantábrico. A comienzos de la década anterior los científicos alertan ante la grave pérdida de la biodiversidad y la biomasa de muchas de las especies que son fuente de nuestra dieta diaria, ante  la indiscriminada gestión de las especies con artes muy depredadoras.

Ante ésta situación la Unión Europea pone en marcha una nueva política pesquera (PPC) que entra en vigor a primeros del 2015 hasta el 2024,. Una política ambiciosa en la cual los puntos más importantes se concretan en:
 Rendimiento Máximo Sostenible ( RMS),  para el año 2017 y a más tardar para el 2020, obligación de hacer una gestión de las pesquerías a niveles sostenibles, prohibición de los descartes,( en algunos caladeros el 50% de las capturas se tiran al mar muertos),  priorizar la gestión de los recursos por artes artesanales y sostenibles, mejorar en la información y en la comercialización de las capturas, etc..

Pero todos estos planes y proyectos se le están atragantando a la UE, ante  la gran oposición que se está llevando a cabo en la mayoría de los estados  europeos. Como resultados son los TAC aprobados  en los últimos años y sobre todo para el 2017 en el último Consejo de Ministros de la UE. Unos TAC que no  han tenido en cuenta la situación de los STOCK y la biomasa de reproductores en los distintos caladeros, pero sobre todo por no se han tenido en cuenta las recomendaciones científicas que aconsejaban unos TAC, inferiores a los distribuidos y ello va a permitir la sobrepesca en los caladeros del Atlántico Norte.

Los informes científicos publicados de los caladeros de los estados de la UE, destacan que  el 64% de las poblaciones de especies sufre sobrepesca y el 85% de ellos se halla en estado no saludable y solo el 12% cumple las directrices de la nueva PPC. Ante esto, no tener en cuenta los  informes y recomendaciones científicas y primar los intereses económicos cortoplacistas, es una irresponsabilidad económica y ecológica.

Como ejemplo, en las especies más importantes, las recomendaciones científicas aconsejaban  en el caladero del Cantábrico- NW, que la especie Leatza el TAC disminuyera en un 36% y a quedado en un 1,4%. El Bacalao en algunas zonas se autoriza el 96% más que el propuesto. El Merlan el 57%.  El Abadejo del Norte el 198%. El Lenguado el 10%. El txitxarro  proponía reducción del 54% y ha quedado en 23%..... . En general, las cuotas asignadas han sobrepasado más del 26% de las recomendaciones científicas avaladas por el CIEM.



En los caladeros del Golfo de Bizkaia debido a la mala gestión durante décadas, han desaparecido especies como  el Besugua, Papardoa, Botakarra...y han tenido grandes problemas en la biomasa de reproductores, por descenso de reclutamiento, la Antxoa, Zimarroia, Zigalak, Sardiña, Oillarra ...

Las consecuencias de la actual política pesquera, está teniendo graves en los caladeros y en nuestra industria costera. Solo es dar una vuelta por los puertos de EH y veremos que la mayoría son barcos de recreo,  en algunos puertos no quedan pesqueros, y donde los hay sin relevo generacional, en definitiva, una actividad económica con pocas perspectivas de futuro.

Una industria pesquera desregulada, caótica, donde la gestión se ha vasado  en la captura de especies sin ningún regulación y  lo capturado  está controladas por los exportadores y conserveras que pagan en lonja al precio que les da la gana, originando ganancias cada vez más ridículas a los arrantzales.

¿ Como es posible que estemos exigiendo más cuota, más posibilidades de captura cuando en nuestras lonjas  cada vez el pescado capturado nos pagan más barato? ¿Es posible argumentar que las cuotas son pequeñas, para garantizar la  mejora económica y social de los arrantzales. cuando estamos tirando pescado al mar porque no se ha vendido?. Como todos los años diferentes flotas, miles de kilos de especies capturadas han tenido que devolver al mar porque no se ha vendido.

¿Qué futuro estamos proponiendo ante esta situación?. ¿La de “sálvese quien pueda” y vaciar los caladeros a límites de agotamiento de un ecosistema sin posibilidades de regeneración?

Es hora de plantearse de que lo que estamos haciendo no tiene futuro y tenemos que poner rumbo hacia la regulación y salvaguarda de un ecosistema que nos proporcione la soberanía alimentaria por medio de especies antes de su desaparición. Que los derechos de pesca y  las cuotas sean públicas y controladas por las Kofradias. Una gestión responsable y sostenible, teniendo como base las recomendaciones científicas. Areas Marinas Protegidas, donde las especies puedan llevar a cabo su proceso reproductivo sin que sean capturados antes de su madurez sexual, y la gestión con artes artesanales tengan preferencia en las zonas de las 12Millas marinas. Que lo capturado este controlado por las instituciones como las Kofradias para que sea comercializado sacándole el mayor valor añadido.

Hagamos posible que en nuestros comedores públicos se consuma especies de nuestros caladeros, capturados por nuestra flota y no especies importados de todos los Océanos del planeta. Es hora de crear una industria que generen valor añadido a lo capturado y que esta recaiga en los arrantzales para que sus ingresos estén acordes con su esfuerzo y trabajo.

Una actividad económica que posibilite el relevo generacional en el sector, por medio de garantizar unas condiciones dignas de trabajo, donde se priorice la seguridad en el trabajo y ésta tenga los menos riesgos posibles, que las jornadas, los descansos y las vacaciones estén reguladas para garantizar una convivencia familiar y del entorno.

Por ello, ante el riesgo de desaparición de ésta actividad económica, exigimos la constitución de una mesa sectorial, donde los diferentes agentes sociales tengan la posibilidad de proponer alternativas, a una industria que ha sido referencia en generar riqueza y cultura nuestra costa, y además para enfrentarnos a los grandes problemas que se avecinan como la contaminación y el calentamiento de las aguas de los Océanos.



       LEO BELAUSTEGI
         Ondarroa 12 Milia

No hay comentarios:

Publicar un comentario